Cinefòrums en defensa del Territori i del Medi Ambient

Imatge

Novament, l’Associació Alveolus junt amb altres entitats de La Selva del Camp organitzen un cicle de cinefòrums relacionats amb el medi ambient, el Selva Cine Viu. Les projeccions seran totes en divendres a les 20h del vespre al Castell del Paborde de La Selva del Camp.
El toc de partida serà aquest proper divendres 1 d’abril amb el documental “Contrastes de la explotación petrolera”, de l’associació Enginyeria sense fronteres.
A més a més, Alveolus participa en una de les projeccions amb el documental que l’associació ha realitzat: La terra de l’Albiol: llauràvem, sembrem, collirem. El passi serà divendres 6 de maig.

CARTELL-CINEFORUM2016-3
Esperem trobar-vos a tots i totes i en pugueu fer difusió.

Jornada a Vilanova d’Escornalbou

Imatge

L’Associació per la Defensa i Millora del Territori i Patrimoni de l’Argentera i Entorn-Defenterra– afectada per un projecte d’explotació d’àrids, organitza una nova activitat per donar a coneixer la problemàtica ambiental que suposa la gestió del territori basada en l’obtenció de recursos a qualsevol preu.

160117_jornada_no_pedrera-1

El dimarts 15 de desembre del 2015 el GEPEC va publicar a la seva pàgina Web el següent:

No a la destrucció del paisatge d’Escornalbou

 


fotomuntatge que il·lustra el que no volem que sigui el nou paisatge des del castell d’Escornalbou

I continua: Continua llegint

Territorios y cuerpos en disputa

Imatge

Creiem que el contingut d’aquest article publicat en el darrer número de la revista Soberanía Alimentaria, es força interessant.LLegiu-lo i veureu com les estrategies son molt semblants a tot arreu

Extractivismo minero y ecología política de las emociones

Horacio Machado Aráoz

Son muchas las investigaciones realizadas alrededor de los conflictos ecológicos, laborales y económicos que generan los proyectos mineros, pero en este artículo vamos a dirigir la mirada hacia una dimensión no suficientemente abordada aún: las condiciones y efectos de la minería en el plano de los cuerpos, las emociones y los sentimientos, tanto de los individuos como de las comunidades.

A pesar de que los principales y más difundidos eslóganes del marketing social de la minería transnacional afirman que ningún proyecto minero se hace sin el consentimiento previo de las comunidades involucradas, bien sabemos que este tipo de intervenciones involucra una afectación sobre las fuentes de vida, los medios de trabajo y las formas culturales y políticas de la reproducción social, generando resistencias y conflictos.

De hecho, la instalación de un proyecto de minería desencadena un conflicto multidimensional, cuya faceta económico-ecológica tiene que ver con la expropiación/degradación de la base material de vida de las poblaciones locales. En este plano, los conflictos se manifiestan como producto de las afectaciones que la apropiación desigual de los bienes naturales –y su uso destructivo– tienen tanto sobre las condiciones generales de habitabilidad de los territorios/sanidad de las poblaciones, como sobre el acceso y disposición de los mismos en cuanto medios de vida. En su dimensión cultural, los conflictos mineros se presentan como producto de representaciones antagónicas del mundo; visiones contrapuestas sobre la naturaleza, los vínculos, las relaciones sociales y la vida en general. En última instancia, como conflictos políticos, los conflictos mineros expresan disputas en torno a la capacidad y legitimidad de decidir sobre los territorios en cuanto espacios de vida en común: se trata de un antagonismo respecto a quiénes y cómo definen la regulación social válida para habitar/producir en el territorio.
afeccion
Cumbre de los Pueblos Afectados por la Minería, Arequipa, Perú. 2013

CUERPOS COLONIZADOS

Por eso, para que los proyectos mineros en general puedan ser aceptados por las comunidades donde se radican, las grandes corporaciones desarrollan tecnologías de penetración sociocultural muy sofisticadas. Bajo el discurso de la «responsabilidad social empresarial» arremeten instalando y expandiendo la lógica mercantil de las compensaciones y las reparaciones como único criterio racional de negociación; la oferta de empleos locales, el apoyo a microemprendimientos, un festival de donaciones a entidades educativas y sanitarias, el patrocinio de actividades culturales, deportivas y hasta religiosas de los pueblos, la instalación de medios de comunicación propios y/o adictos a las pautas publicitarias de las mineras; en fin, los estrechos vínculos con los Gobiernos locales y todo el espectro de la clase política hacen de las poblaciones intervenidas un ámbito socioterritorial signado por una nueva forma de ocupación neocolonial.

Pero no solo eso, para que estos procesos sean soportables precisan de una cuidadosa tarea de regulación de las emociones y las sensaciones que podemos denominar como proceso de mineralización social, es decir, de acostumbramiento, aceptación y adaptación a nuevos y crecientes niveles y formas de violencia y de destructividad a fin de volver tolerable la vida en un entorno minero. La dinámica de las compensaciones funciona como anestesia social que hace soportable el dolor de la amputación territorial. Continua llegint

CUANDO FRAGA IRIBARNE QUISO PROMOCIONAR TURÍSTICAMENTE L’ALBIOL (TARRAGONA)

Imatge

Un Proyecto para turistas “no vulgares”

Por José Fco. Marín

Fotografías: M.J. de Ahumada

Als germans Batlle i Bastardas per les facilitats donades per poder accedir els seus fons documentals familiar privats

A partir de los años ’60 del siglo pasado (s. XX), cuando ya el turismo masivo había invadido las costas españolas -sobre todo algún sector de las de Catalunya- siendo ministro de Información y Turismo, (gran amante de la “caza”), Manuel Fraga Iribarne (10 de julio de 1962-29 de octubre de 1969) desde el gobierno central de la dictadura se intentaron dos cosas. Primera, controlar que esta entrada “masiva” no pudiera ser aprovechada por aquellos que sembraban ideas y acciones contra el gobierno de Franco; segunda: poner un poco de orden en lo que se había convertido en un magma turístico de todos los colores, menos de lo que pudiera ser un turismo de calidad y mayor rendimiento económico. El año 1962 se publica por los técnicos de la Secretaría de ordenación Económico Social de la Presidencia del Gobierno el Estudio sobre un plan para la ordenación turística de la Costa Dorada, que contempla, entre otros, los siguientes temas:

  • Previsión del turismo receptivo hasta 1965
  • Repoblación forestal, jardinería, caza y pesca (de las zonas turísticas)
  • Obras públicas necesarias (en dichas zonas)
  • Rentabilidad (sobre todo, de un nuevo turismo de mayor calidad: “no vulgar”)

El 20 de agosto de 1962 se crea la Asociación Turística de la Costa Dorada.

(El fondo documental de las Delegaciones de Información y Turismo de Tarragona de aquella época ha sido depositado y se puede consultar en el Arxiu Històric de Tarragona)

El año 1964 la Subsecretaría de Turismo crea el Registro de denominaciones geoturísticas (BOE, 10 de abril de 1964, n.87) y con un mes de antelación, por la Orden de 21 de marzo, ya se habían dado las Restricciones y condiciones para llevarlas a cabo. Durante toda una década habrá una serie de proyectos (todos ellos cargados de intereses territoriales y de inversores buscando el beneficio) hasta que por los años 1974 y 1975 se configura las Zonas y pueblos de interés turísticos de la Costa Daurada: p.e. Tarragona, balcón del Mediterráneo

Este es el contexto, simplificado, de lo que, por estos años, se movió en el municipio de l’Albiol que ha llamado nuestra atención y que, al comentarlo, para contrastar documentación con realidad -como siempre- he provocado la sonrisa irónica y cariñosa de quienes lo vivieron y aún lo recuerdan con una filosofía que pudiera ser acertada: ¡Agua pasada no mueve molino! Continua llegint

Un graffiti a cincel y martillo junto al castillo de l’Albiol

Imatge

paco_7552

Castell de l’Albiol

Texto: José Fco. Marín

Fotografias: Derviche&Company

Tratamiento postfotográfico: María G.

Tal vez lo de “graffiti” del título me vino sugerido por llamar la atención del posible lector. Hoy en día el arte del graffiti -qué se debe considerar como “graffiti”- está bastante decretado por los entendidos, aunque ello mismo vaya, pienso yo, en contra de su íntima naturaleza, un arte libre, creativo en cada una de sus piezas y en busca de nuevas formas.Existen en la actualidad muy buenas historias sobre este arte reciente del “graffiti”, su génesis y la filosofía interna de estas pintadas/pinturas, esencialmente urbanas. La verdad de haberme tomado esa libertad en el titulo es que todos los entendidos coinciden en decir que uno de los antecedentes del actual “graffiti” son las eternas pintadas, inscripciones y dibujos anónimos en paredes, árboles y objetos que de siempre encontramos por doquier. Desde las inscripciones con faltas de ortografías en las paredes de las viejas tabernas de Pompeya, redescubiertas al hacer emerger el edificio de las cenizas del Vesubio (que, por cierto, tales frases sirvieron a más de un erudito para ir poniendo señales al camino que va del latín vulgar a las lenguas romances) hasta las más recientes pintadas en la pared del más inusitado edificio o lugar, o la pintarrajeada puerta más pudenda de cualquier retrete. ¿Por qué, pues, no iba yo a considerar como uno de esos antecedentes del graffiti esa frase esculpida a cincel y martillo en una de las rocas de la cima del castillo de l’Albiol? Si su autor, al grabarla sobre la roca, no pensó en el carácter “efímero” que según los entendidos debe conllevar un graffiti, el tiempo, la lluvia, el hielo y las ventadas del lugar están socavando su solidez. Continua llegint